Todo trabajo tiene dos dimensiones. Tienes que estar consciente de esto si quieres maximizar tu impacto en cualquiera que sea tu responsabilidad.

  • La dimensión operacional o práctica.
  • La dimensión política o de poder.

Mientras más rápido logres reconciliar este hecho, más sencillo será navegar tu día a día en una organización. Te quiero contar un poco de cada una de estas dimensiones, para que entiendas cómo la puedes usar a tu favor.

Dimensión operacional

Esta dimensión es práctica, porque se enfoca en el “qué”. Te pagan por programar, por diseñar o por enseñar.

Lo más importante en esta dimensión es tu craft: que mejores tu técnica, que desarrolles sistemas de productividad para que tu producción sea mucho más eficiente y prolífica. Lograr identificar qué tipo de música te ayuda a escribir mejor código es un claro ejemplo de esto. Saber que tienes que desayunar para poder concentrarte también.

La mayoría de personas estamos familiarizados con esta dimensión del trabajo porque es la que nos enseñan en las escuelas y los cursos. Los problemas que se presentan en esta dimensión son técnicos y tangibles. Se pueden resolver con un Pull Request, o haciendo una modificación a procesos de la organización.

Dentro del gran esquema de las cosas, los problemas en la dimensión operacional son problemas sencillos por su misma naturaleza práctica. Y aunque esto puede parecer algo positivo, existe un riesgo latente para las personas que únicamente se enfocan en dominar la dimensión operacional de su trabajo: quedarse haciendo lo mismo durante toda su vida.

En esta dimensión, lo que te preocupa es resolver el problema. No importa si par hacerlo necesitas colaborar, aprender una nueva tecnología o hacer algo que no estaba en tu contrato.

Dimensión política

Aquí es donde la cosa se pone buena, porque dejamos de preocuparnos por la exactitud de las soluciones, y nos empezamos a preocupar por cómo tal o cual solución nos hace sentir.

Al contrario de la dimensión práctica, con la política no muchos estamos conscientes de que existe. Desafortunadamente, de esta dimensión se habla poco en las escuelas y cursos, y muchas personas simplemente le ponen la etiqueta de que “así son los trabajos”.

La dimensión política se trata del ego. Si en la dimensión práctica lo más importante es el “qué”, en la dimensión política lo que más importa ese el “cómo” y el “quién”.

Esta dimensión del trabajo es un poco más complicada. Los problemas que se originan son mucho más sutiles de detectar, y no se pueden arreglar con un Pull Request. Me atrevería a decir que todos hemos sentido esa impotencia de no sentirnos reconocidos, y de haber sido humillados por otro miembro de nuestro equipo. ¿Esa vez que te fueron a acusar con tu jefe porque no dejaste de hacer algo para ayudar con algo que no estaba en tus prioridades? Política.

En esta dimensión es más importante el reconocimiento, el poder y el status. Las personas que operan en esta dimensión no es suficiente saber que se llegó a la meta: necesitan saber que se llegó a la meta gracias a ellos. Un miembro de la organización que se enfoca en la política, se convierte en jefe. Alguien que aprende a balancear la política con la operación, se convierte en un líder. Porque sabe que lo más importante es apoyar a su equipo a tener buenos resultados. Y eso puede significa crear espacios para que otras personas puedan tomar las riendas de la situación en algún momento.

Donde convergen las dos: el día a día

Todos los empleos están compuestas por ambas dimensiones. Como todo en extremo, tener un trabajo 100% operativo o 100% político, puede ser algo poco ideal.

El balance que te propongo es el siguiente: busca maneras de nutrir la dimensión práctica de tu trabajo, y busca maneras de mantener tu dimensión política a raya. El esfuerzo por mejorar tu carrera profesional no debería de estar únicamente concentrada en una de las dimensiones de tu trabajo.

  • Si ignoras lo político, corres el riesgo de quedarte estancado en tu carrera.
  • Si ignoras lo práctico, corres el riesgo de avanzar en tu carrera pero sin sustento alguno. Como los políticos que llegan a un cargo público sin tener la más mínima conciencia de las consecuencias de sus decisiones.

Por más que intentes enfocarte únicamente en agregar valor a través de tu trabajo, necesitas tener en cuenta que hay un componente político que tienes que resolver. Hazte consciente de esta realidad, y trabaja para encontrar ese balance que te funcione. Lo demás es detalle de implementación.

Published On: agosto 17th, 2021Tags: , , , , , ,

Suscríbete a El Newsletter DEV

Todas las semanas te envío mis tips para que crezcas como developer.

Thank you for your message. It has been sent.
There was an error trying to send your message. Please try again later.

Nunca te envío spam. Cancela tu suscripción cuando desees.