Gran parte del tiempo de mi día se lo dedico a ayudar a desbloquear a otras personas. Te sorprendería cuántos problemas tienen un origen emocional.

Una de las habilidades que he desarrollado y más me ha servido es la de encontrar formas de comunicar conceptos complejos de maneras que hagan sentido para la otra persona. Cada una de las personas con las que hablo es diferente, y a cada quién le “caen mejor” ciertas ideas de una forma que de otra. Lo que he encontrado, independientemente de la situación, es que una analogía bien aplicada hace que se pueda asimilar mucho mejor un concepto.

Así que justamente esto te vengo a ofrecer el día de hoy: una analogía para ayudarte a entender, de una vez por todas, lo que es la salud emocional, y por qué es importante que inviertas esfuerzo en ella.

Las emociones son como un océano. Los sentimientos son las corrientes que recorren ese océano.

Así como el océano, tu repertorio de emociones está siempre en flujo, cambiante y en constante movimiento. El equivalente a tener un problema en tu vida es un huracán o una depresión tropical de esas que nadie ve, pero tiene efectos reales en las costas.

Podríamos decir que cada una de las emociones que puedes tener en tu vida representa una masa de agua. Las corrientes marítimas son ocasionadas, entre otras cosas, por cambios en la densidad entre masas de agua (causadas por diferencias en la salinidad o temperatura). Una corriente oceánica es un sentimiento en esta analogía. Al igual que las corrientes, los sentimientos pueden variar de intensidad, profundidad y duración.

Hay algunos sentimientos que duran toda la vida. Hay otros que desaparecen a los pocos minutos de haberse creado. Unos son lo suficientemente fuertes para arrastrar flotillas de barcos completas, mientras que otros simplemente te sacan un susto en la playa.

Las corrientes no pueden existir sin el océano, y el océano no podría albergar vida sin las corrientes. Y nuestros sentimientos tienen un origen, así como nuestras emociones necesitan ser expresadas. Y tal como los océanos y las corrientes, los sentimientos y las emociones son simplemente un hecho de nuestra existencia. No podemos ignorarlos, y tenemos que cuidarlos o sufrir las consecuencias.

Las emociones, al igual que los océanos, pueden navegarse, estudiarse, nutrirse, ensuciarse, limpiarse y moverse. Y si de navegar de una masa de agua a otra se trata, tal como los grandes navíos que atraviesan el mundo de polo a polo, podemos usar los sentimientos para impulsarnos de una emoción a otra.

Finalmente, así como sería arriesgado intentar navegar un océano sin un mapa (satelital o celestial), lo mismo sucede con las emociones. Si intentamos vivir nuestra vida sin conocerlas, entenderlas, estudiarlas y nutrirlas, nos encontraremos en situaciones complicadas, difíciles de navegar y probablemente fatales. Ir a terapia es un buen precursor para comenzar a desarrollar estos mapas emocionales.

La inteligencia emocional no se trata de domar o reprimir las emociones, más de lo que ser un buen navegante se trata de calmar el mar cuando se pone duro.

Ser inteligente emocionalmente se trata de identificar cuando es mejor momento de navegar ciertas emociones, y reconocer lo que necesitarás para que no te hundan. Así como un capitán experto sabrá cuándo usar las corrientes para navegar el océano de manera más sencilla, tú aprenderás a usar tus sentimientos a tu favor, llevándote de una emoción a otra.

Si eres una de esas personas que necesitan ejemplos y lógica para entender conceptos foráneos, espero que esta analogía te ayude a comprender la importancia de invertir en tu salud emocional. Es importante.

Ve a terapia.

Si quieres aportar algo, podemos continuar la discusión en Twitter.

Suscríbete a El Newsletter DEV

Todas las semanas te envío mis tips para que crezcas como developer.

Thank you for your message. It has been sent.
There was an error trying to send your message. Please try again later.

Nunca te envío spam. Cancela tu suscripción cuando desees.