Archivo de la etiqueta: desarrollo de carrera

Los peligros de depender de los referidos en la industria del software

En la industria del software, es muy común encontrar trabajo a través de referidos, o referrals como se les conoce en inglés. Si no estás familiarizado con el término, un referido es básicamente cuando una colega o un conocido te recomienda para una vacante en su empresa o en una que conoce. Durante mucho tiempo, confié fuertemente en este método de conseguir trabajo.

En este punto, es importante destacar que algunas empresas incluso incentivan a sus empleados a traer a personas con las que ya han trabajado antes. A primera vista, esto podría parecer una gran estrategia. Después de todo, ¿quién mejor para evaluar a un candidato que alguien que ya ha trabajado con él o ella? Sin embargo, estos incentivos a veces pueden resultar contraproducentes. Al animar a las personas a contratar dentro de sus propios círculos, pueden crear un ambiente de trabajo homogéneo y limitar la diversidad de pensamiento y experiencia.

Los referidos te proporcionan una especie de falsa seguridad. En mi caso, ya no tenía que ir yo activamente a buscar oportunidades. Estas me llegaban a través de personas con las que ya había trabajado y que confiaban en mi capacidad y experiencia. Parece ideal, ¿no? Sin embargo, hay varios problemas en depositar toda nuestra confianza en este sistema.

Primer problema de depender únicamente de ser referido: las experiencias no tan padres una vez que entras

Uno de los problemas principales es que no siempre la experiencia laboral resulta tan padre como esperabas. Si cada parte de la empresa está contratando principalmente a través de referidos, sin un proceso de entrevistas estandarizado, es muy probable que te encuentres con una cultura laboral en la que cada quien está jalando para su propio lado.

Las experiencias más retadoras de mi historia profesional han sido cuando he entrado a empleos por referidos, pero sin un proceso de validación de qué tanto era compatible con la cultura de la empresa. Si no hay un proceso de entrevistas donde se evalúe esto, probablemente no haya una cultura de la empresa definida. Entonces, te encuentras en un ambiente de “todos contra todos”, donde cada quien se va a tener que rascar con sus propias uñas.

Piénsalo de la siguiente manera. En un ambiente de desarrollo de producto, si el departamento de ingeniería está contratando únicamente a través de referidos y sin un proceso de entrevistas estandarizado, es muy probable que los otros departamentos de la empresa también lo estén haciendo. ¿Cuál es el problema? Que cada grupo está creando, en esencia, cámaras de eco (echo chambers) que son incompatibles con las del resto de la empresa.

Un producto exitoso se desarrolla a base de colaboración entre diferentes áreas de la empresa. ¿Cómo se podría lograr esto cuando ingeniería está impulsando una filosofía de desarrollo, al equipo de producto no le importa nada de eso y solo quiere sacar nuevas funcionalidades, y marketing solamente quiere vender?

Créeme, no quieres estar en esa situación.

Segundo problema de depender únicamente de ser referido: salir de tu zona de confort

El segundo problema surge cuando quieres o necesitas cambiar de empleo, de industria, o crecer bajo tus propios términos. Te vas a sentir fuera de tu elemento. La industria cambia bastante rápido y te pueden correr en cualquier momento, sin necesidad de tener una justificación clara.

No necesariamente tiene que suceder algo malo en el mercado para que las empresas hagan despidos masivos. Como lo expliqué en mi artículo, muchas empresas están despidiendo gente hoy simplemente porque empresas más grandes también lo están haciendo, y no les van a caer tantos problemas.

Una amiga recientemente me comentó: “Además de la incertidumbre de no saber qué esperar, en mi vida me había entrevistado así, siempre había llegado por referidos”. Si siempre te mueves con referidos, cuando te toque enfrentarte al “mundo real” de las entrevistas y la búsqueda de empleo, puede resultar un shock bastante grande.

¿Entonces entrar por referidos es malo?

No. Es perfectamente aceptable y, de hecho, beneficioso tener referidos y una comunidad de apoyo. Tener una reputación sólida en la industria que haga que la gente quiera trabajar contigo nuevamente es valioso. Pero si no tienes un contrapeso que te aterrice en la realidad de la industria constantemente, cuando tengas que salir a buscar tus propias oportunidades en horizontes no explorados, vas a pasarla mal.

También es crucial no confundir ser el referido de alguien con tener un mentor. Un mentor es alguien que te guía, te da consejos y te ayuda a crecer profesionalmente, independientemente de si trabajas directamente con él o ella. Puedes aprender de las otras personas aun sin trabajar con ellas.

Aquí te dejo algunos tips para mantener un equilibrio y que no te tome de sorpresa cuando no puedas contar con tu red de referidos para encontrar un trabajo:

  1. Desarrolla tus habilidades de búsqueda de empleo: No te limites a aceptar solo las ofertas de trabajo que llegan a través de tus referidos. Actívate en la búsqueda de empleo, prepara tu CV y practica entrevistas. Esto te mantendrá en sintonía con la realidad del mercado laboral.
  2. Cultiva una red diversa: No dependas únicamente de las personas con las que has trabajado antes. Asiste a eventos, haz networking, conéctate con personas fuera de tu círculo habitual. Esto te dará una perspectiva más amplia y te abrirá a nuevas oportunidades.
  3. Mantén una mentalidad de aprendizaje continuo: La industria del software cambia rápidamente. Asegúrate de mantener tus habilidades actualizadas y de estar al tanto de las últimas tendencias y tecnologías.
  4. No te olvides de la cultura de la empresa: Si bien es cierto que un referido puede abrirte la puerta a una nueva oportunidad, es crucial que también hagas tu propia investigación sobre la cultura de la empresa. No querrás terminar en un lugar donde no te sientas cómodo o valorado.
  5. Busca un mentor, no solo un referido: Un mentor puede proporcionarte orientación valiosa y perspectiva en tu carrera. Aunque un referido puede ayudarte a conseguir un trabajo, un mentor puede ayudarte a navegar los desafíos y a crecer en tu carrera a largo plazo.

En resumen, los referidos pueden ser una herramienta importante en tu búsqueda de empleo, pero no deben ser tu única estrategia. Mantén un equilibrio y estarás preparado para enfrentar cualquier cambio o desafío que se presente en tu camino. Recuerda, en esta carrera no se trata solo de sobrevivir, sino de prosperar.

No te limites: cómo aprovechar al máximo tu pasantía

Las pasantías son una excelente manera de adquirir experiencia práctica en tu campo, pero tener una “mentalidad de aprendiz” puede limitar tu crecimiento. Esta mentalidad incluye dudar de tu capacidad para aprender, pensar que no tienes agencia y esperar que otros te den respuestas.

Para aprovechar al máximo tu pasantía, asume la responsabilidad de tu experiencia de aprendizaje. No la trates como un requisito de graduación; utilízala como una oportunidad para aplicar conocimientos teóricos y aprender nuevas habilidades.

Recuerda que las habilidades técnicas son esenciales, pero el conocimiento académico por sí solo no es suficiente para el éxito. Haz que tus habilidades se destaquen en la práctica y busca comentarios de tus compañeros. Usa tu pasantía para adquirir experiencia práctica y aprender de tus colegas de la industria.

Las pasantías ofrecen valiosas experiencias de aprendizaje para habilidades prácticas y conocimientos de la industria. No limites tu crecimiento con una “mentalidad de aprendiz”. Asume la responsabilidad de tu aprendizaje, aplica el conocimiento teórico a la práctica y busca comentarios de tus compañeros para prepararte para tu carrera futura.

Ser Engineering Manager: los primeros aprendizajes

A finales de 2019 decidí cambiar la dirección de mi carrera profesional y probar suerte como Engineering Manager.

Para este entonces, tenía un poco más de 10 años de experiencia desarrollando software como contribuidor individual.

Hoy me encuentro iniciando mi tercer año como Engineering Manager, y creo que es una buena oportunidad para reflexionar sobre estos primeros dos años. Te quiero compartir algunos aprendizajes que he adquirido, con la intención de que te sean de utilidad si es que decides seguir un camino similar al mío.

Pero antes…

¿Cómo me convertí en Engineering Manager?

Llegué al puesto de Engineering Manager con un set de ideas bastante claras sobre el tipo de líder que quería ser, así como de las estrategias particulares que emplearía para lograrlo. El tema de liderazgo y la psicología organizacional siempre me han llamado la atención, y continuamente estoy aprendiendo y educándome en estas áreas.

Durante mi tiempo como desarrollador, tuve la oportunidad de experimentar de primera mano los beneficios de tener líderes que genuinamente procuraban mi bienestar y mi crecimiento. También me tocó tener jefes, de los clásicos que nadie debería tener. Pude ver, gozar, y sufrir, gran parte del espectro de los tipos de líderes que existen.

También es importante compartir que adquirí mi experiencia profesional, principalmente en un ambiente de startups de Estados Unidos y Europa. Esto jugó un papel considerable en mi transición, pues mis primeros dos años como Engineering Manager fueron trabajando para empresas Mexicanas. A pesar de que soy mexicano, habiendo trabajado principalmente con personas extranjeras, sentí el cambio cultural.

Lo que aquí te voy a compartir no son verdades universales ni reglas. Tómalas como lo que son: interpretaciones de situaciones que viví a través de mis valores, experiencias propias y deseos personales.

Tus decisiones, por más pequeñas que sean, tienen grandes implicaciones

Como gerente de ingeniería, tus decisiones tienen la capacidad de influenciar desde la composición técnica de tu proyecto, hasta aspectos fundamentales del negocio. Pero, mayormente, tus decisiones afectan la carrera profesional de las personas a tu cargo.

Cualquier decisión que tomes, debes de factorizar el impacto a mediano y largo plazo que esta va a tener en la carrera de las personas con las que trabajas.

Sí, el producto es importante. Pero sin un equipo sano, todo pasa a segundo plano.

Tu trabajo como Engineering Manager es habilitar a tu equipo

Es demasiado sencillo llegar a un puesto de Engineering Manager pensando que lo que se espera de ti es que asignes tareas, y te asegures de que se cumplan a tiempo. Y hay personas que podrían argumentar que sí, ese es el trabajo. Yo creo que es un poco más complicado que eso.

El Engineering Manager, a diferencia de un Project Manager, se encarga de entender las necesidades y visión del negocio. Además, asimila las fortalezas, debilidades, y deseos de su equipo. El reto es alinear estos dos mundos de una manera coherente, sostenible y humana.

Parte de tus responsabilidades es procurar que los proyectos salgan a tiempo y en forma. Pero no asegurarte. ¿Qué vas a hacer, obligar a tu equipo a que trabaje horas extras? ¿Preguntarles “cómo vamos” cada 3 horas? ¿Intentar comprar su felicidad con pizzas y refresco? Todos hemos tenido (o por lo menos escuchado de) gerentes que usan esas tácticas. Personas para las cuales lo más importante es la fecha, el cliente y su reputación, no su equipo.

Reflexiona: ¿te gustaría (volver a) trabajar con una persona así?

Por eso digo que el Engineering Manager procura que las cosas salgan bien. Entiende las necesidades de su equipo (las personas), tiene conciencia de un balance adecuado entre vida y trabajo, y además reconoce y asimila las capacidades de cada uno de los miembros de su equipo. Después toma toda esta información, y crea estrategias, procesos y formas de trabajo que produzcan resultados fiables, en tiempo y forma. En este video exploro un poco más este tema.

Tienes que buscar un balance sostenible

La analogía que me gusta utilizar para este punto es la de las mascarillas de oxígeno en los aviones. Antes de despegar, el personal del avión hace las demostraciones de seguridad pertinentes, y comentan al respecto: “en caso de despresurización, antes de intentar ayudar a otras personas, asegúrese de tener la mascarilla bien puesta usted”.

El mismo consejo aplica para alguien en el rol de Engineering Manager.

Como alguien que desarrolla software (y más si vienes de la cultura Latinoamericana), probablemente te acostumbraste a glorificar el trabajo duro y pensar que estar ocupado es un símbolo de que estás haciendo algo importante. Cuando tienes ese bagaje cultural y de repente te encuentras en un rol de gerencia, naturalmente vas a buscar formas de mantenerte ocupado.

Lo que para ti pudiera parecer ayuda, para tu equipo se convierte en un perjuicio.

No solamente importan las decisiones que tomas, sino cómo las tomas. El equipo que manejas aprende de tu estilo de resolución de problemas. Si no eres cuidadoso, precavido, diligente, transparente y disciplinado, le estás enseñando a tu equipo que está bien tomar decisiones “al ahí se va”.

Al inicio de mi carrera como Engineering Manager tenía lo anterior bien claro. A pesar de esto, no pude evitar caer (algunas veces) en la comodidad de tomar decisiones por mi cuenta y simplemente asignar tickets a mis equipos. No fue sino hasta después de un par de iteraciones, que me di cuenta de que la forma de trabajo que estaba impulsando no era sostenible. No solamente me estaba creando más trabajo, sino que además estaba afectando directamente el crecimiento de mis equipos.

Fue ahí cuando “hizo clic” la idea de que para ser un buen Engineering Manager, tenía que preocuparme más por habilitar a otras personas, que por hacer el trabajo yo mismo.

El feedback loop es muy largo

Tus decisiones deberían de estar basadas en el bienestar, sostenibilidad y productividad de tu equipo. Y los resultados de los cambios que implementes para fomentar una cultura de trabajo positiva tardan bastante ser aparentes.

Si tomas una decisión en función de prevenir el burnout de tu equipo, por ejemplo, el rango de tiempo para darte cuenta de si la estrategia está funcionando o no, podría ser de meses. No solo porque los cambios organizacionales son complejos y tardados, sino porque es muy difícil tomar una medición discreta del bienestar de una persona. Aunque tengas 1on1s recurrentes con cada miembro de tu equipo, las variaciones de estado de ánimo de una semana a otra pueden ser bastante grandes — y no siempre gracias a factores que tú puedas controlar.

Es por eso que como Engineering Manager tienes que enfocarte en las tendencias que ves en el equipo, no en datos discretos. Todos tenemos días malos, y si ves que alguien no la está pasando tan bien en tu equipo, no necesariamente tienes que hacer algo de manera inmediata (a menos que la situación lo amerite). Pero cuando ves que alguien ya lleva varias semanas pasándola mal, es momento de cambiar algo.

Cambiando el paradigma

Creo que hoy, más que nunca, es importante que humanicemos nuestro trabajo, y dejemos de glorificar las horas extras y el sacrificio del bienestar mental y emocional de las personas. Y considero que el Engineering Manager tiene un papel fundamental en esta transición.

Convertirme en Engineering Manager ha sido un proceso interesante. He aprendido mucho sobre mí y mis sesgos. Me he enfrentado a mi propio ego, y me ha ayudado a entender que el mundo en el que vivimos tiene muchos más matices de los que pensaba.

¿He tenido mis momentos difíciles? Sí. ¿He cometido errores? También.

Pero también he aprendido, y he crecido. Y si reflexiono un poco sobre estos primeros dos años en esta carrera, siendo honesto, considero que lo estoy disfrutando más de lo que disfruté mis primeros dos años como desarrollador.

Algunas reflexiones extras:

  • No todas las empresas necesitan Engineering Managers. Hay algunas empresas que simplemente necesitan un Project Manager con nociones de ingeniería de software, pero no un Engineering Manager. Asegúrate de que sabes qué es lo que realmente necesitan.
  • Ser Manager significa algo diferente para cada empresa. No te quedes simplemente con el título, indaga un poco más en cuáles son realmente las tareas y expectativas del puesto.
  • Ser Manager no es para todos. Muchas personas creen que la progresión natural de una carrera en esta industria apunta hacia puestos de gerencia, pero no es así. Ser bueno escribiendo software desafortunadamente no te hace buen manager.
  • Para ser Manager, necesitas renunciar a tu identidad como desarrollador. Ve este video.