Un lenguaje de programación no es una tecnología

Los lenguajes son herramientas que te permiten razonar sobre problemas puntuales de maneras muy particulares. No confundas un lenguaje con una tecnología.

Me encontré este Tweet:

Y creo que es una excelente oportunidad para recalcar un punto que a muchas personas se les escapa: un lenguaje de programación no es lo mismo que una tecnología.

Los lenguajes son herramientas que te permiten razonar sobre problemas puntuales de maneras muy particulares.

Por ejemplo, intentemos razonar sobre el concepto del “paso del tiempo”. Para los que hablamos Inglés y Español, vemos el pasado como algo que está a la izquierda, y el futuro como algo que está a la derecha del presente. Los que hablan Árabe, al revés, ponen el pasado a la derecha y el futuro a la izquierda. Y los que hablan Mandarín, ponen el futuro arriba y el pasado abajo.[1]L. Boroditsky, “Does Language Shape Thought?: Mandarin and English Speakers’ Conceptions of Time”, Psicología Cognitiva 43: 1-22

Un lenguaje no solamente te permite resolver problemas particulares, sino que, además, cambia la manera en que entiendes el problema en primer lugar. Puedes hablar Mandarín perfecto, pero si te sigues refiriendo al pasado como algo que sucede a la izquierda del presente, no te van a entender cuando trates de explicarle el paso del tiempo a alguien en China.

Hay una distinción, sutil, pero importante, sobre lo que queremos expresar, y el contexto en el que lo expresamos.

Cuando el autor del Tweet original dice que “el lenguaje de SQL se ha mantenido vigente por más de 40 años” no se refiere a que no ha habido avances en la tecnología que le da el contexto necesario al lenguaje. SQL es un modelo mental tan poderoso para resolver problemas de organización, administración y escritura de datos, que trascendió su tecnología y se convirtió en un estándar de la industria. Hoy, si sabes SQL, puedes programar bases de datos utilizando diferentes tecnologías, como Oracle, MySQL, Access, PostgreSQL, Sybase, Microsoft SQL Server, y más.

Ahí es justamente donde yo dibujaría la línea. Si sabes SQL, un lenguaje que sigue siendo relevante después de 40 años, no significa que no tienes que preocuparte por el contexto en el que vas a usarlo. Ese contexto hoy en día es mucho más amplio y tiene muchos más matices que cuando la tecnología original fue inventada. Y la primera pregunta que cualquier persona experimentada te haría si le pides consejo porque quieres usar SQL para administrar una base de datos es, ¿tienes la certeza de que una base de datos relacional es la solución adecuada?

SQL permanecerá vigente indefinidamente mientras haya necesidad de resolver problemas de bases de datos relacionales. Pero la tecnología fundamental, el contexto en el que el lenguaje realmente brilla, puede cambiar, mejorar, empeorar, y sí, hasta desaparecer.

Saber cómo expresarte en un lenguaje de programación no es una bala de plata. Incluso me atrevería a decir que tener dominio de únicamente un lenguaje puede llegar a ser contraproducente. Porque para ser eficiente y efectivo programando, no solamente tienes que saber expresar la solución a un problema — también debes poder determinar si la solución que quieres expresar es la adecuada para el contexto de tu problema.

Es decir, tienes que saber si estás intentando usar Mandarín para explicarle a un Chino que ayer está a la izquierda.

References

References
1 L. Boroditsky, “Does Language Shape Thought?: Mandarin and English Speakers’ Conceptions of Time”, Psicología Cognitiva 43: 1-22

Soy Oscar Swanros.

En este blog y en mi newsletter exploro cómo los desarrolladores de software pueden crear carreras profesionales más humanas y sostenibles.

Haz clic aquí para conocer más →