La diferencia entre trabajar en producto vs. consultoría

Trabajar en desarrollo de producto se trata de resolver problemas. Hacer consultoría se trata de completar proyectos.

Toda la diferencia entre el trabajo de producto vs. el de consultoría está en los incentivos que determinan el cómo se trabaja.

Hacer consultoría se trata de completar proyectos para un cliente. El objetivo es entregar a tiempo y cumplir con un contrato.

Si trabajas en consultoría, lo que importa es entregar en tiempo y forma, lo que significa que la calidad y exactitud técnica del desarrollo no es prioridad. Después de todo, hay una gran posibilidad de que una vez que se llegue a la meta, y el cliente esté satisfecho, no será necesario revisarlo ni mantenerlo a largo plazo. Se le resolvió el problema al cliente, se entregó a tiempo y con los requerimientos cumplidos, y ahora puedes pasarte a pensar en el siguiente proyecto sin voltear atrás.

Trabajar en desarrollo de producto se trata de resolver problemas para un usuario. El objetivo es agregar valor.

Al desarrollar un producto, lo que estás buscando es crear tecnología para resolverle un problema a tu usuario. Muy probablemente (si trabajas en un startup, por ejemplo) no habrá una guía para encontrar la forma óptima de agregar valor. Tendrás que experimentar, investigar, innovar. Pero más importante, trabajar en producto tiene la implicación de que el mismo equipo será el responsable de arreglar cualquier cosa que se rompa, y de saldar cualquier deuda técnica que se adquiera.

La fuente de frustración más grande que he experimentado es cuando he intentado desarrollar un producto como si trabajara en consultoría, y viceversa. Pero dejo esa historia para otra publicación.

Soy Oscar Swanros.

En este blog y en mi newsletter exploro cómo los desarrolladores de software pueden crear carreras profesionales más humanas y sostenibles.

Haz clic aquí para conocer más →